Noticias

CESUR examina a fondo el sector agroalimentario en Andalucía y Extremadura

La Asociación de Empresarios del Sur de España (CESUR) resaltó, en su reciente estudio, la relevancia del sector agroalimentario para las economías andaluza y extremeña, especialmente en lo que respecta a la producción de hortalizas y su impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) regional. En una exhaustiva presentación en Granada, se evidenció cómo Andalucía, con un aporte que supera el 50% en la producción nacional de vegetales, se sitúa a la vanguardia en este rubro.

El análisis, denominado “Prospectiva estratégica para el sector agroalimentario andaluz y extremeño”, desarrollado por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Monte (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba, pone de manifiesto varios desafíos actuales y futuros a los que dichas comunidades deben hacer frente. En particular, se destacó cómo Granada y Almería concentran hasta el 85% de la producción frutícola y hortícola de Andalucía, lo cual resalta la importancia de estos cultivos para la región.

Entre los aspectos críticos abordados, se encuentran los *impactos negativos de las políticas europeas* vigentes y propuestas, que podrían limitar seriamente la competitividad y sostenibilidad del sector. Específicamente, estrategias como la de «De la Granja a la Mesa» y el Reglamento de Uso Sostenible de los Productos Fitosanitarios fueron señaladas por su potencial para reducir significativamente tanto la producción como los ingresos de los agricultores, a menos que se tomen medidas compensatorias efectivas.

En el encuentro, patrocinado por Caja Rural Granada y presentado por el Dr. Pablo Lara, se reiteró la importancia de medidas adaptativas y de mitigación frente a estos retos, incluyendo la necesidad de fortalecer la infraestructura hídrica del sur de España y asegurar un tratamiento equitativo para los productos agrícolas en el contexto de las regulaciones comerciales internacionales.

Finalmente, la jornada concluyó con un llamado urgente a reevaluar y ajustar las políticas y regulaciones actuales, en aras de proteger y fomentar un sector vital para la economía y el tejido social de Andalucía y Extremadura. La acción efectiva y coordinada entre los distintos agentes del sector, junto al apoyo gubernamental mediante la inversión en infraestructuras críticas, se presenta como esencial para garantizar la viabilidad a largo plazo del sector agroalimentario en estas comunidades.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos