Noticias

Sánchez otorga máxima prioridad a la sequía invierte 5,000 millones en la modernización de regadíos

La lucha contra el cambio climático y uno de sus efectos más adversos, la sequía, se ha elevado a la «máxima prioridad» del Gabinete del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El ejecutivo apuesta por economizar ese vital recurso a través de una inversión sin precedentes de unos 5.000 millones de euros para la modernización de los regadíos entre 2022 y 2027.

Este anuncio fue hecho durante una visita a la planta desalinizadora más grande de Europa, ubicada en Torrevieja (Alicante), que actualmente está en proceso de expansión para aumentar su producción en un 50%. Se espera que la inversión beneficie a unas 27.000 hectáreas de unos 20.000 agricultores repartidos por todo el país.

España se ha ganado la reputación de ser un «líder europeo» en la desalinización del agua, siendo el primer productor de este tipo de recurso, con 5 millones de metros cúbicos diarios, y el cuarto a nivel global en capacidad instalada. La sequía, afirmó Sánchez, afecta a «todos», sin importar si se vive en Cataluña, Andalucía u otra comunidad autónoma.

Para adaptarse a los efectos del cambio climático, que ya son una realidad en nuestras ciudades y campos, se ha destacado el compromiso adicional de 813 millones de euros proyectados hasta 2027 para infraestructuras desalinizadoras similares en la Región de Murcia y Almería, además de la Comunidad Valenciana.

Por otro lado, el plan gubernamental incluye 3.000 millones de euros en un Perte específico para mejorar la gestión del agua a través de la digitalización del ciclo hídrico, con inversiones tanto públicas como privadas. Esta serie de medidas forma parte de una estrategia que prioriza la «planificación, solidaridad y ciencia frente al negacionismo», haciendo frente a uno de los principales desafíos del país: la sequía.

El presidente ha criticado a aquellos que ignoran de manera «irresponsable» las graves consecuencias del cambio climático, contrariamente a la ciencia y al interés general de la población, de los agricultores y de los ganaderos. Adicionalmente, Sánchez planteó que la estrategia gubernamental abarca una inversión global de 23.000 millones de euros destinados a diferentes sectores, para prepararse frente a los escenarios que plantea el cambio climático, a través de 6.000 acciones dirigidas a anticiparse a esta eventualidad.

La planta desalinizadora de Torrevieja, principal suministradora del sur de Alicante y Murcia, contará con un parque fotovoltaico para hacer más sostenible su producción, además, reducirá el precio del agua desalada en 4 céntimos por metro cúbico. Desde 2018, el Gobierno ha destinado más de 2.200 millones de euros a acciones dirigidas a mejorar la eficiencia y garantizar necesidades de consumo humano y regadío en España, y se continuará trabajando en la misma línea «con compromiso, convicción y determinación», según palabras del presidente.

Sánchez sostuvo además que la ampliación de la planta permitirá la mejora de los acuíferos de las zonas cercanas de riego, y destacó que en la provincia de Alicante existen tres proyectos en marcha para mejorar el regadío de 23.000 hectáreas sufragados con fondos europeos.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos