Noticias

Actores y reivindicaciones diversas enfrentan complicaciones en la política agraria

Las recientes protestas de los agricultores en España, subrayan la necesidad urgente de atender problemas del sector agrícola que son tan diversos como los participantes implicados. Dichas movilizaciones ponen de manifiesto la complejidad de una política agraria que se dirige a nivel europeo, nacional y autonómico.

Las demandas plantean la rápida implementación de medidas para minimizar la burocracia y las exigencias ambientales, buscando una flexibilización en la Política Agraria Común (PAC). Además, los agricultores piden que se apliquen las mismas condiciones de producción a las importaciones provenientes de terceros países, entre otras demandas que varían según los convocantes y las regiones que representan.

Las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA comenzaron a manifestarse la pasada semana, junto a grupos de productores que se movilizaron a través de redes sociales. Juntos, impulsaron la creación de la Plataforma 6F y la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, organismos que ya han confirmado protestas en las próximas semanas.

José María Sumpsi, catedrático emérito de Política Agraria de la Universidad Politécnica de Madrid, ha advertido que la falta de una lista unificada de reivindicaciones podría dificultar un acuerdo. Así mismo, sostiene que la legitimidad de las protestas podría verse comprometida si persisten los días de caos y confusión.

Los agricultores, impulsores de cambio y preservación del medio ambiente

Un gran desafío que enfrentan los agricultores es el incremento de las exigencias ambientales y climáticas a través de la PAC. Estas nuevas regulaciones implican que los agricultores deben enfrentar una burocracia más pesada y una competencia desleal por parte de las importaciones agrarias de terceros países cuyos productores no están obligados a cumplir con dichos requisitos.

Además, Sumpsi aporta que los controles deben simplificarse “al máximo” y defiende que hay que “suavizar” las metas ambientales comunitarias. Afirma que es crucial que los agricultores contribuyan en la preservación del medio ambiente y mitigación del cambio climático, pero con medidas que sean compatibles y beneficiosas para su productividad y supervivencia.

Por otro lado, Eduardo Moyano, ingeniero agrónomo y sociólogo, enfatiza que el paquete legislativo del Pacto Verde Europeo aún no se ha implementado al completo. Los agricultores solicitan que las nuevas exigencias ambientales se apliquen de forma gradual, en vez de abrupta. Para esto, se necesitarían más ayudas que compensen sus esfuerzos en la transición hacia la sostenibilidad.

A nivel nacional, el Gobierno ha anunciado cambios en la PAC y garantiza que seguirá trabajando para lograr la reciprocidad de las normas en los acuerdos comerciales con terceros países (cláusulas espejo), siempre respetando las reglas de la Organización Mundial del Comercio. Dichas modificaciones en la política agraria deberán ser autorizadas por la Comisión Europea.

El futuro del sector primario en España es un camino repleto de desafíos y cambios. Sin duda, el diálogo abierto y la cooperación entre los diferentes actores implicados será esencial para la adaptación y mejora del entorno agrario, de cara a las necesidades actuales y futuras.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos