Noticias

Descubren en Tenerife la eficacia del agua regenerada para revitalizar la agricultura en zonas secas

En el contexto actual del cambio climático, se enfrenta el desafío de encontrar alternativas sostenibles para el riego agrícola. En esta línea, el agua regenerada ha surgido como una opción que puede ser de gran importancia para la agricultura en regiones con un clima cálido y seco, como es el caso de Tenerife en Islas Canarias.

En este contexto, instituciones públicas y empresas como Coca-Cola han liderado iniciativas para implementar proyectos de regeneración de agua, brindando una solución innovadora a la escasez de agua para riego. Particularmente, en la zona norte de Tenerife, este tipo de agua está siendo utilizado por unos 2.000 agricultores, quienes se benefician del agua regenerada de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) Valle de Guerra.

Este agua regenerada, más barata que el agua convencional y con un contenido de nutrientes beneficioso para los suelos agrícolas, procede de diferentes fuentes tales como las industrias de alimentación y bebidas. De hecho, la fábrica de Coca-Cola en Tacoronte se ha convertido en un actor clave en la obtención de agua regenerada al enviar las aguas residuales de sus procesos a la EDAR Valle de Guerra.

La EDAR está equipada para tratar 4.500 metros cúbicos de agua al día. Con esto, se riegan actualmente 350 hectáreas de terreno agrícola en el norte de Tenerife. En cuanto a la calidad de este agua, un estudio realizado por la universidad de La Laguna ha constatado que la tierra regada con agua regenerada presenta «incluso menos sales» que la no regada, y cumple con todas las normativas para su uso en el riego de cultivos.

Estos avances son especialmente importantes en un territorio como Tenerife, que sufre estrés hídrico debido al cambio climático. Conforme la situación empeora, la necesidad de hallar nuevas formas de usar el agua que proviene de los sectores como la industria alimenticia se vuelve cada vez más relevante. Este tipo de iniciativas, que conjugan el esfuerzo de entidades públicas y privadas, representan un notable ejemplo de cómo se pueden afrontar los desafíos de la sostenibilidad en la agricultura a través de soluciones innovadoras.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos