Noticias

Pescadores consideran unirse a movilizaciones agrarias en protesta contra políticas de la UE

Las cofradías pesqueras españolas consideran unirse a las protestas agrarias a nivel europeo

España se ha convertido en un hervidero de descontento. El sector primario, tan esencial como olvidado, empieza a alzar la voz contra decisiones que consideran un ataque a su actividad. Pero el malestar no es exclusivo del campo. Las cofradías pesqueras también se sienten perseguidas y comienzan a entablar alianzas con organizaciones agrarias para proclamar de forma conjunta su decepción frente a las políticas de la Unión Europea (UE).

El presidente de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras (FNCP), Basilio Otero, ha confirmado que se han empezado a contactar a organismos agrarios como Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Asaja y COAG, con la idea de sumarse a las movilizaciones. Ven en el descontento agrario una ventana de oportunidad para ampliar el enfoque de las quejas hacia políticas que afectan a todo el sector primario.

Esta colaboración, no se limita a dichas organizaciones mayoritarias. Incluso se está recurriendo a diversos canales de comunicación como WhatsApp y redes sociales para conectar con otras agrupaciones como Unión de Uniones y promover manifestaciones con tractores. Se busca así aumentar el impacto y alcance de las protestas.

El malestar no se circunscribe sólo al sector pesquero tradicional. Hay diálogos constantes con entidades que comprenden otros eslabones de la cadena productiva del mar, como la patronal acuícola Apromar, el sector de las pescaderías representado por Fedepesca y diversas industrias del mar, para valorar su posible participación en la movilización.

El sector pesquero en particular se ha manifestado recientemente diciendo sentirse «perseguido» por las directivas de la UE. Los pescadores apuntan al Pacto Verde europeo y a otras estrategias que buscan incrementar las zonas protegidas y limitar la actividad de arrastre, además de un recorte en los días permitidos para faenar en el Mediterráneo. Complementariamente, critican a la Comisión Europea por las vedas del Atlántico noreste y la reciente prohibición de pescar en aguas francesas en el Golfo de Vizcaya, decisiones vistas como amenazas para su modelo de vida y sostenimiento.

Sin duda, las acciones de la UE generarán fuertes olas en el sector primario español, y el descontento de la pesca, lejos de quedar en aguas estancadas, podría convertirse en una marea de protestas que se sumará al clamor del campo.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos