Noticias

Se espera que la cosecha de granos en Brasil disminuya un 4,7% en 2024 debido a problemas climáticos

En un comunicado oficial reciente, el Gobierno de Brasil ha alertado de que en 2024 se espera una disminución del 4,7% en la cosecha de granos, cayendo hasta los 300,7 millones de toneladas. Este descenso se debe a los problemas climáticos sufridos en las principales regiones productoras del país, lo que podría impactar en este gigante agrícola, que se encuentra entre los más grandes proveedores de alimentos del planeta.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) ha notificado que dentro de los granos más afectados se destacan el trigo, el maíz y la soja. Esta tríada, sumando al arroz, representan nada menos que el 92,4% de la producción estimada del país. Los eventos climáticos del año anterior, como el exceso de lluvia en el sur y la falta de precipitaciones en el centro-oeste y norte, ha sido mencionados como factores que incidirán negativamente en la cosecha.

La reducción del 0,8% en la variación mensual de la producción de soja, otro de los granos afectados, ha tenido un alto impacto en el resultado general, así como las disminuciones en las expectativas de producción de trigo y maíz. Según el IBGE, a pesar de esta reducción, el área utilizada para la siembra creció un 0,2% más que en 2023, evidenciando un incremento de 0,5% en comparación con las estimaciones de enero.

Analizando en términos más concretos, a pesar de la caída en la siembra de granos, las áreas dedicadas a otros cultivos han experimentado un aumento, como es el caso del algodón (8,6%), el arroz (4,4%), el frijol (5,5%), la soja (2,1%) y el trigo (0,3%), mientras que la siembra de maíz ha caído en un 4,7%.

No obstante, respecto a la producción total, se ha observado un crecimiento del 5,6% para el algodón, 1,3% para el arroz, 8,1% para el frijol y 24,2% para el trigo, mientras que se experimentaron contracciones del 1,8% para la soja y del 10,8% para el maíz.

Estas estimaciones demuestran que, a pesar de los desafíos, el campo brasileño sigue siendo un motor robusto para la economía del país, habiendo registrado un crecimiento del 15,1% en el último año.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos