Noticias

Cosecha de granos en Brasil se reduce en un 6,2% según reportes recientes

Estimaciones de disminución en la cosecha brasileña de granos

Este año se prevé una recolección de granos en Brasil de 295,9 millones de toneladas, lo que representa una caída del 6,2 % en comparación con la cosecha del año pasado. Entre las causas principales de este fenómeno se encuentra una serie de desajustes climáticos que ha afectado considerablemente la producción agrícola del país.

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), la producción de cereales, legumbres y oleaginosas en 2024 será superior a la de 2022 (263,2 millones de toneladas), marcando así la segunda mayor en la historia del país. A pesar de esta reducción, se espera un crecimiento del área cosechada en un 0,6 %.

En contraposición a los ajustes realizados por el organismo estatal, indicando que la cosecha de este año sería de 296,8 millones de toneladas, las previsiones se han reducido debido a las malas condiciones climáticas, entre las que se incluyen las graves inundaciones acontecidas en estado de Río Grande do Sul durante mayo.

Las condiciones medioambientales adversas repercutirán negativamente en la productividad, especialmente en las regiones inundadas y las afectadas por severas sequías. Los cultivos más afectados serán la soja y el maíz, principales granos cultivados en Brasil.

Para la cosecha de soja se estima una reducción del 3,4 %, situándose en 146,8 millones de toneladas, mientras que el cultivo de maíz registrará un descenso considerable de un 13,3 %.

A pesar del pronóstico decreciente, cabe destacar que los tres cultivos principales de Brasil, que son soja, maíz y arroz, constituyen el 91,5 % de toda la producción de granos del país y el 87,2 % del área cultivada. Entre las noticias alentadoras se encuentra el crecimiento previsto de la producción de algodón del 9,8 %, el frijol de un 9,0 % y el trigo de un 23,7 %. En cuanto al arroz, se espera un crecimiento del 4,1 % gracias a una expansión del 7,1 % del área cultivada.

En conclusión, a pesar de las condiciones climáticas adversas y la progresiva disminución de la cosecha, el sector agropecuario brasileño continúa siendo uno de los pilares fundamentales de su economía, estimándose un crecimiento del 2,10 % de su producto interno bruto para este año, aunque con una cierta desaceleración en relación al año 2023.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos