Noticias

Defensa intensa de tractorada por un campo ‘esencial pero en fase terminal’

En lo que ha sido un movimiento energizado, el centro de Madrid ha sido la sede de una importante protesta organizada por la Unión de Uniones. La protesta contó con la participación de más de 500 tractores y cientos de agricultores que tomaron las calles para denunciar el estado «terminal» del sector agrícola, a pesar de su carácter esencial para la vida en el país.

El evento generó una tensión poco habitual en Madrid. Mientras los agricultores llegaban en oleadas con banderas de diferentes regiones españolas, había dudas sobre el número de tractores que finalmente lograrían llegar a la ciudad. A pesar de las estimaciones iniciales que calculaban alrededor de 1.500 tractores, la Delegación del Gobierno sólo permitió la entrada de 500 al centro de la ciudad.

La manifestación finalmente culminó con la llegada de 70 tractores frente a la emblemática Puerta de Alcalá, mientras otros manifestantes agrícolas convergieron en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La protesta también estuvo marcada por episodios de tensión, con algunos agricultores intentando romper el cordón policial establecido. La ruta propuesta originalmente por los manifestantes, a lo largo del eje Cibeles-Prado, fue denegada por la Delegación del Gobierno. Esta situación provocó fricciones y enfrentamientos con los agentes de seguridad presentes.

A pesar de este clima de tensión, estos eventos han sido una oportunidad para ciudadanos y simpatizantes de los agricultores para hacer oír su voz en apoyo al sector. Muchos han acudido al evento para expresar su solidaridad con el sector agrícola y su preocupación por mantener una alimentación sana y sostenible.

Además, la protesta puso de relieve los problemas a los que se enfrentan estos productores agrícolas, incluyendo las críticas a la actual Política Agrícola Común (PAC), que muchos consideran insuficiente, y las quejas sobre el exceso de burocracia en el sector.

Entre las pancartas se podían leer lemas como «Burocracia y administración arruinan mi explotación» y «Sobran papeles. Faltan soluciones», reiterando las demandas de una respuesta más efectiva de la administración a los retos que enfrenta el sector agrícola en el país.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos