Noticias

Descubre la belleza de los campos en flor en el rural, impulsados por las redes sociales y festivales

Cuando llega la primavera, los paisajes rurales de España experimentan una transformación drástica, y se visten con un deslumbrante manto de flores en intensos colores de amarillo, rojo y morado. Estos paisajes floridos no solo son una vistosa maravilla natural que atrae a turistas de todo el país, sino que se han convertido en un escenario de elección para la celebración de festivales culturales y musicales.

Uno de estos lugares es la Sierra de Gredos, en donde cerca de 60.000 hectáreas se cubren de flores amarillas cada primavera. Aquí se celebra el «Festival del Piorno en Flor», organizado por la Asociación de Empresarios de Gredos, que este año llegará a su decimotercera edición. Este festival no solo promueve el turismo, sino que incorpora elementos de la cultura y tradiciones locales, como demostraciones de los usos tradicionales del piorno.

Además del piorno, las localizaciones de los campos de girasoles y de lavanda han ganado popularidad en los últimos años. Los campos de lavanda de Brihuega, en Guadalajara, son famosos por su espectáculo visual y olfativo que atrae a más de 100.000 visitantes cada año. De hecho, Brihuega alberga anualmente el «Festival de la Lavanda», una celebración que atrae tanto a turistas como a artistas de renombre.

Resulta interesantes el panorama en Polán, Toledo, donde la amapola silvestre, característica por su color rojo escarlata, embellece los campos de cereales cada primavera. Según Vanessa Cogolludo, técnico de Turismo, gran parte de los visitantes a esta región provienen de Madrid y Toledo, atraídos por este bello espectáculo natural.

No cabe duda que los campos en flor son una fuente de ingresos para los municipios españoles, ya que atraen a turistas y promueven la actividad económica. Los festivales culturales y musicales que tienen lugar en estas zonas, además de potenciar el turismo, sirven para revitalizar la cultura y las tradiciones locales, generando un impacto positivo en el desarrollo rural.

Como destaca Cogolludo, es crucial recordar el respeto a los campos de los agricultores mientras se disfruta de estos bellos paisajes. De este modo, se contribuye a mantener la belleza natural de estas áreas rurales para las futuras generaciones. La combinación de la majestuosidad natural y la vibrante cultura local hacen de estos parajes floridos un atractivo destino turístico, contribuyendo a la revitalización de la España rural.

Publicidad

Artículos recomendados

Últimos artículos